Cámara Nacional del Maíz Industrializado

28 noviembre, 2017

Resguardan en México los granos del mundo

Filed under: Noticias — cnmaiz @ 10:59 am

En el Estado de México se ubica la bóveda con el mayor número de muestras de maíz en el mundo, provenientes de diversos países.
Aquí, está el menú del mundo, resguardado en un lugar que tiene hasta 18 grados bajo cero.
Se trata de la bóveda con la que cuenta el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) en su estación experimental El Batán, en Texcoco, Estado de México, la cual es la más grande del mundo en lo que refiere a la protección de maíz con 28 mil muestras de este grano.
Además cuenta con 150 mil muestras de trigo de diferentes naciones.
En ambos casos, antes de guardar las semillas en la bóveda, se envían a los laboratorios de sanidad para analizar que no tengan presencia de ninguna enfermedad que se pueda transmitir.
Tener resguardados los diferentes tipos de maíces y trigos no sólo es indispensable para mantener la biodiversidad genética, pues también se usan para incorporarlos a otros materiales mejorados y hacerlos resistentes a los fenómenos naturales que provocan las pérdidas de producción.
«La idea es preservar la diversidad genética, porque en algunos de estos materiales podemos obtener algún gen que nos pueda ayudar a resolver algún problema, como una cuestión de sequías, de resistencia a enfermedades, plagas o condiciones de estrés», explicó Efrén Rodríguez, asistente principal de investigación de la colección de trigo de la bóveda en el CIMMYT.
Se estima que por cada dólar invertido en la bóveda se consiguen 100 dólares como retorno a la sociedad en términos de producción y alimentación, debido a que es posible generar materiales con mayores rendimientos o resistentes a las diferentes condiciones climáticas, agrega Bram Govaerts, representante regional en América del CIMMYT.
«El valor de esta bóveda es que realmente está generando el ingreso tanto para los productores como para todo lo que es el sistema agroalimentario que usa maíz y trigo en el mundo», afirmó Govaerts.
En el también llamado banco de germoplasma, se encuentran las semillas que son responsables de los productos actuales.
«Esos son los trigos o maíces que dan vida o que generan las semillas modernas que utilizamos nosotros ahorita en el mundo», agregó Govaerts.
Para conservar los granos la bóveda se divide en dos áreas: una se mantiene a una temperatura de entre cero y menos tres grados, donde pueden alcanzar un periodo de vida de entre 30 y 35 años, refirió Rodríguez.
Mientras que la otra área, tiene una temperatura de menos 18 grados y los granos se pueden mantener alrededor de unos 50 años, detalló.
Sin embargo, cada año se monitorean los niveles de germinación de todos los granos que se guardan y si son menores a 85 por ciento, es necesario regenerar el que esté perdiendo sus niveles de germinación, puntualizó Rodríguez.

Frida Andrade, Reforma

 

Anuncio publicitario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: